Skip to main content

Efluentes resultantes de producción agrícola, animal aguas negras domiciliarias

En el tratamiento de efluentes, EM•Agua® digiere rápidamente la materia orgánica, y consecuentemente reduce el DBO y el DQO, reduce eficientemente los gases nocivos como amoníaco, hidrógeno sulfhídrico, y el metil-mercaptano, disminuyendo el estrés de los trabajadores.

Con EM•Agua® es posible restaurar el equilibrio natural del sistema acuático pudiendo reutilizarlo como riego en la agricultura.

Evita la construcción de instalaciones caras y de altos costos de mantenimiento.

Algunos factores de tener en cuenta:

    • El EM•Agua® no es compatible con protozoarios.
    • En efluentes con DBO superiores a 2.000 mg/L consulte nuestra asistencia técnica especializada.
    • El EM•Agua® no es compatible con reactivos químicos, principalmente óxido, reductores y sulfactantes, ni con soluciones químicas a base de cloro, creolina y sulfato de plata. El uso de estas sustancias químicas deberá ser suspendido por lo menos 1 mes antes de iniciar el tratamiento con EM•Agua®.

El tratamiento de efluentes con EM•Agua® deberá ser realizado en dos fases, Tratamiento de Choque y Mantenimiento.

Aplicaciones:

Lagunas y Ríos

Hoy es evidente que el agua es un bien precioso. Debido a las adversidades y muchas veces por la acción del hombre, muchos cuerpos de agua se encuentran contaminados o eutrofizados. Esta contaminación se presenta de diversas formas, no obstante, la alta concentración de materia orgánica y los coliformes, son las principales de ellas.

Normalmente el agua contaminada presenta niveles altos de DBO, DQO, Ph, E.coli y otros parámetros que se pueden revertir de manera natural y económica.

Con la aplicación de EM•Agua® en Ríos, Lagos y Lagunas es posible restaurar el equilibrio natural  de cualquier sistema acuático, trayendo consigo efectos benéficos y sostenibles en corto tiempo.

Los microorganismos eficaces, a través de un proceso de fermentación benéfico aceleran la descomposición natural de los compuestos orgánicos, produciendo sustancias bioactivas y eliminado los microorganismos patógenos que promueven la putrefacción y la producción de gases nocivos que contaminan el agua y producen malos olores.

El método de aplicación, así como las dosis, pueden variar de acuerdo con las condiciones del sistema, local, y principalmente de los costos. El tiempo para obtener resultados dependerá del tamaño del cuerpo de agua y de la contaminación, ademas, cuanto más microorganismos eficaces hay en el sistema, más eficiente y rápido será el proceso de purificación y restauración. Para adaptarse a las necesidades de cada caso es necesario consultar por asistencia personalizada.

Se deben hacer aplicaciones mínimo 6 meses, evaluando mes a mes. Una vez que se alcancen los resultados esperados, hay necesidad de dar mantenimiento.

Se pueden complementar con el uso de bolas de barro fermentados con EM™ .

Aplicaciones:

Tratamiento de efluentes