Skip to main content

El uso de La Biotecnología EM™ en la producción porcícola está orientado a mejorar el manejo ambiental en la reducción de olores y las poblaciones de moscas, mejorar el estado sanitario y de salud de los cerdos, el de sus trabajadores y vecinos y  finalmente,  optimizar los parámetros productivos.

Para obtener los mejores resultados con la biotecnología EM™, se recomienda utilizarla de manera integral: en el agua y la alimentación, en la limpieza de las instalaciones y en el manejo de residuos orgánicos  para el control de olores.

Como probiótico en el agua y la alimentación

La Tecnología  EM™ como probiótico utilizado en la alimentación y en el suministro de agua de los animales ayuda a balancear la microflora en el tracto digestivo. 

Los microorganismos contenidos en el EM•1® son naturales y ya existen en el sistema digestivo de los cerdos, pero en pequeñas cantidades. Con el uso continuo del EM•1®, las poblaciones de los microorganismos benéficos aumentan, haciendo el sistema digestivo más eficiente y controlando las poblaciones de los microorganismos patógenos.

  • Los microorganismos benéficos contenidos en EM™  incrementan la capacidad de utilización de los nutrientes, mejoran la salud, el sistema inmunológico de los cerdos, disminuyen el olor de las excretas y el estrés producido por la exposición a gases tóxicos.
  • Mejora microbiológicamente la calidad del agua enriqueciéndola con sustancias benéficas como aminoácidos, vitaminas y enzimas.
  • Otros beneficios son la reducción  de metano estomacal, aparición de diarreas y por tanto, los cerdos se alimentan mejor bajando la tasa de mortalidad. 

En la alimentación 

La Tecnología EM™ se puede usar de dos maneras en la alimentación: 

a) Por la fermentación del alimento, EM Bokashi®.

b) Por la aspersión directa sobre el concentrado o ración.

El EM Bokashi® significa materia orgánica que ha sido fermentada con Microorganismos Eficaces EM™.

El material orgánico puede ser el concentrado al cual los animales estén habituados o cualquier otro componente de la ración como salvado de trigo, de arroz, de maíz, etc. y es fermentado con EM•1®-Activado. Mezcle bien el alimento fermentado con el alimento normal.

a) Aplicaciones en alimento fermentado e inoculado:

b) Aplicaciones en bebida y aspersión directa:

Para la limpieza en las instalaciones

El objetivo principal de utilizar La Tecnología EM™ en  la limpieza de las instalaciones, es establecer poblaciones de microorganismos benéficos que fermentan, impidiendo la proliferación de microorganismos que pudren la materia orgánica y producen malos olores.

El EM•1®  activado podrá ser diluido en los tanques que almacenan el agua de limpieza de las instalaciones, se pueden realizar nebulizaciones o simplemente puede ser pulverizado manualmente con bomba de espalda directamente para realizar la limpieza y control del mal olor en las instalaciones.

Manejo de residuos orgánicos, tratamiento de efluentes  y control de olores

Existen diferentes tipos  de tratamiento de desechos y varias maneras de procesarlos, por ejemplo el separar sólidos de líquidos. Es por ello que el uso correcto de La Tecnología EM™  en el manejo de residuos orgánicos deberá ser cuidadosamente ajustado a las condiciones del lugar.

  • EM•Compost® podrá ser usado para fermentar rápidamente, todos los excrementos sólidos. El proceso de elaboración del Compost con el EM•Compost® dura apenas entre 4 a 6 semanas,  el proceso es totalmente simple, barato y el resultado final es un abono de alta calidad que podrá ser secado, empacado para su comercialización y/o utilizado en los potreros, producción agrícola, entre otros.
  •  EM•Compost® acelera el proceso de compostaje de los residuos orgánicos sólidos, la  conversión de la materia orgánica en humus, aumenta la disponibilidad de los nutrientes presentes en los residuos orgánicos, principalmente Nitrógeno y Fósforo y reduce al máximo los olores y la incidencia de plagas como moscas y garrapatas en la instalaciones.

En el tratamiento de efluentes

EM•Agua® digiere rápidamente la materia orgánica, y consecuentemente reduce el DBO y el DQO, reduce eficientemente los gases nocivos como amoniaco, hidrógeno sulfhídrico, y el metil-mercaptano, disminuyendo el estrés del plantel y de los trabajadores.  Evita la construcción de instalaciones caras de altos costos de mantenimiento. El tratamiento de efluentes con EM•Agua® deberá ser realizado en dos fases, Tratamiento de Choque y Mantenimiento. 

Algunos factores de tener en cuenta:

    • El EM•Agua® no es compatible con protozoarios.
    • En efluentes con DBO superiores a 2.000 mg/L consulte nuestra asistencia técnica especializada.
    • El EM•Agua® no es compatible con reactivos químicos, principalmente óxido, reductores y sulfactantes, ni con soluciones químicas a base de cloro, creolina y sulfato de plata. El uso de estas sustancias químicas deberá ser suspendido por lo menos 1 mes antes de iniciar el tratamiento.

Aplicaciones:

Nota:  Las aplicaciones son referenciales, se deben adaptar  según las condiciones de cada sistema y sus características. Mayor información consultar  productor autorizado.